Mi familia tiene una empresa familiar. Nos preocupan las posibles tensiones que pueda haber entre las distintas ramas familiares en el futuro, ¿puede ayudarme el notario?

Es ya conocida la expresión sobre el negocio familiar de que “la primera generación construye, la segunda mantiene y la tercera destruye”. Es una pena para quienes fundaron y construyeron grandes empresas con su esfuerzo y sacrificio personal, poniendo toda su ilusión para que el negocio pase a sus hijos y posteriormente a sus nietos. El nacimiento de hijos y nietos supone la confluencia de varias familias en el negocio, procedentes de un tronco común, lo que puede generar tensiones que acaben por repercutir negativamente en el funcionamiento del mismo.

Para ello existe un instrumento capaz de evitar esas consecuencias negativas: el llamado Protocolo familiar.

El protocolo familiar es una herramienta específica para regular las relaciones que se establecen en el seno de las empresas familiares, es decir, aquellas en las que el accionariado y órgano de administración están compuestos por miembros de una o de varias familias. Las empresas familiares son las principales generadoras de riqueza en nuestro país, ya que dan trabajo al 65% de la población activa española.

¿En qué consiste el Protocolo Familiar?

Podemos decir que se trata de un contrato voluntario y plurilateral en el que se plasman los pactos o códigos de conducta por las que se va a regular el funcionamiento interno en la empresa, esto es, las relaciones entre los miembros de esa familia que es propietaria de la misma (o varias familias), para evitar los problemas que puedan surgir, de naturaleza más bien emocional, y que pudieran afectar a las relaciones profesionales o económicas entre la familia y la empresa. Es importante por ello la participación de todos los miembros de la familia. Ese contrato es como un “traje a medida” de la sociedad, por lo que ha de mantenerse actualizado, retocándose conforme vayan modificándose esas relaciones familiares. En la elaboración del protocolo familiar es conveniente que participe un asesor externo, experto en temas mercantiles, que sea ajeno a la familia, para poder garantizar el buen futuro de la empresa.

El objeto del protocolo familiar es asegurar la continuidad de la empresa, evitando los conflictos o tensiones entre intereses personales de algún familiar y el interés común de la empresa. Existe una conexión entre la estabilidad de la empresa familiar y la gestión del patrimonio familiar y societario, por lo que es muy recomendable regular las normas como una previsión ante estos posibles conflictos.

¿Qué contenido puede tener el protocolo familiar?

  1. Cuestiones relativas a la sucesión: tanto de la dirección como de cualquier puesto en la misma, estableciendo una serie de requisitos, lo más objetivos posibles, para el acceso a tales puestos. La incorporación de familiares a la empresa puede ocasionar tensiones, por lo que es muy conveniente una regulación detallada de la misma rigiéndose por criterios de mercado, mérito y capacidad, lo más objetivos posibles.
  2. Regulación de la entrada de nuevos socios: decidir si la transmisión de las participaciones se realizará sólo entre los miembros de la familia o se permitirá la entrada de terceros.
  3. Relevo generacional: esto es, organizar cómo se va a proceder ante la jubilación de los miembros más mayores de la familia, de forma que el traspaso de control de la misma a las generaciones más jóvenes no repercuta negativamente en la continuación de la empresa.
  4. Configuración de los órganos de gobierno: tanto los societarios como los familiares, de manera que la toma de decisiones sea siempre en favor del interés societario.
  5. Cuestiones relativas al modelo de empresa: pueden fijarse los objetivos, estrategias o protocolos de actuación.
  6. Temas personales, tales como jubilaciones, bajas maternales y otros que por cuestiones afectivas pueden dificultar la toma de decisiones más convenientes para la empresa.

Si tienes una empresa familiar, y estás interesado en elaborar un protocolo familiar, consulta a tu notario.

Acerca de Lola Fraile Escribano

Notario de Sant Antoni de Portmany (Ibiza)